Punk Toys: “Desde un primer momento la comunidad que tropezó con nosotros apoyó la idea de la alternativa anti-bélica”

Rodolfo Montes de Oca

Los juguetes y figuras de acción son parte esencial de la niñez y de ciertos adultos, ¿pero es posible elaborar productos de forma artesanal que busquen contrarrestar los valores bélicos y autoritarios de algunos muñecos?; sobre esto conversamos con Roberto Valdivia, promotor de Punks Toy y de la Feria Itinerante. Aquí se la dejamos:

  • ¿Cuándo surge la Feria Itinerante y Punk Toys?, ¿Podrías comentarnos un poco de las influencias y la trayectoria de esta experiencia?

La Feria Intierante (FI) nace a principios del 95 con la propuesta de una distribuidora de materiales alternativos referidos a la subcultura del punk, para finales del mismo año se concreta como vocero de esa actividad el zine Sub-Suelo Insurgente (SSI) quien tuviera una vida de 7 años con 10 ediciones más otras publicaciones y actividades en nuestro que hacer. Al nacer el proyecto no llevaba un nombre específico, el zine S-S.I. fue el principio de una serie de registros que tuvimos, los cuales con el tiempo mutaron a lo que pasados ya 22 años lleva como nombre la Feria Itinerante, la cual es la conjunción de actividades que rodea las maneras de ser y hacer que he y hemos tenido como pregoneras del ideal anarquista. Punk Toys inició labores en el 2000 cuando se integra la actividad artesanal con la elaboración de rompecabezas bidimensionales de madera, como en casi todos nuestros proyectos, este empezó con otro nombre llamándose en la actualidad El Vuelo del Estornino.

Las influencias han sido bastantes heterogéneas, hemos tenido mucha vinculación con las contraculturas de calle y los ideales libertarios ibero y latinoamericanos que siempre acompañan el contenido de nuestra propuesta en el proyecto artesanal. Las Zonas Temporalmente Autónomas (TAZ en inglés) ha sido la metodología que va de la mano con la autogestión para labrarnos el camino a buscar autonomía dentro de nuestras prácticas cotidianas, trabajamos, como en algún momento planteó Kropotkin, con individualidades y colectivos que no vienen de la acracia, manteniendo siempre nuestros principios anarquistas.

Okupamos espacios para levantarlos, siempre nos financiamos y construimos con la comunidad aledaña al espacio, creyendo siempre en el apoyo mutuo que nos sirve de resistencia a la sumisión de lo estable y financiado.

Los últimos años hemos estado dando la batalla con las compañeras artesanas, una de las experiencias más difíciles pero de igual manera  muy grata que tuvimos fue cuando okupamos los principales parques de la ciudad con el proyecto de la Feria del Parque donde logramos seducir, a los más de 90 artesanos que participamos, en la formalización de 11 agrupaciones organizadas de manera federativa durante casi dos años. Cada agrupación contaba con una cantidad de talleres artesanales que se auto-organizaron para coordinarnos y así lidiar con Inparques y la construcción de un proyecto permanente que no pudimos lograr por trabas de la misma institución pero que contó con una rica experiencia libertaria donde se abrió la posibilidad al no depender de ningún ente que baje recursos para materializar nuestra infraestructura y desenvolvernos sin la tutela del estado. Luego de muchos golpes la Feria del Parque se desarticulo pero dejó una semilla de autonomía y apoyo mutuo en alguno de los talleres que participaron en él.

Digamos que ese fue el comienzo de las retomas que dieron continuidad a las ferias libertarias que hasta la fecha organizamos, llamada la Feria Andante, que viene de aquellas agrupaciones de punks y anarquistas de finales de los 90tas como la Feria de Publicaciones Independientes y La Feria de la Cultura Libertaria de la cual fuimos parte. Tras la Feria Andante existe un pequeño ejemplo de organización libertaria que okupa espacios para hacerlos vivir, dentro de su contenido hay una suerte de exposición permanente de artesanas y diseñadores quienes a su vez transmiten sus conocimientos a toda la comunidad que nos visita de manera gratuita en talleres, conversatorios, teatro, poesía, conciertos, video-foros, acompañada de carteles, dejando como un registro fotográfico y un ´zine o boletín en cada feria.

De algún modo la Feria Itinerante es aquello que agrupa todas las iniciativas y proyectos que llevamos como individualidad y de manera colectiva cuando la ocasión lo sugiere.

Tenemos muy buenas relaciones con actores y poetas de calle que se juntan para reclamar pensamientos que despiertan conciencia, que son muy críticos y autocríticos y apuestan por las articulaciones libres.

Hemos creado con el transcurso del tiempo, muchos proyectos, unos han perdurado más que otros pero todos llevan la misma energía. Uno de los que fue intenso y muy divertido se llamó LaArañaRed quien okupara de manera visual muchos espacios en los vagones del metro de caracas con carteles y pequeñas calcomanías durando casi 9 meses a mediados de la década pasada. Otros tantos los continuaron personas que ni siquiera conocemos. Por ejemplo un viejo amigo con quien solíamos trabajar en los 90tas me contó que aquella propuesta de biblioteca rodante que nació en largas conversas en la biblioteca libertaria de Pérez Bonalde se materializó hace algún tiempo y que nuestros libros y `zines andan rodando por el país. Otras por el contrario fueron un tanto efímeras pero han dejado precedente para que muten en otras iniciativas más sólidas. Indistintamente de quienes empezamos o continuamos con viejas propuestas estamos siempre creando nuevos mecanismos para hacer llegar otras maneras de organización social a la establecida por el Estado y el capital.

  • ¿Al principio era difícil insistir en juguetes ecológicos y pacifistas?

 Realmente no, desde un primer momento la comunidad que tropezó con nosotros apoyó mucho la idea de la alternativa anti-bélica la cual ha acompañado a las piezas que elaboramos en pequeñas carteleras informativas, `zines e ilustraciones. No hablo mucho del pacifismo sino más bien de una alternativa no violenta ya que gracias a esa agresividad que estuvo presente en esa primera etapa de nuestras vidas, que nos dio la oportunidad de entender cómo funciona el mundo, fue que tuvimos la capacidad de canalizarla para transformarla en energía y creatividad que, aparte de los rompecabezas está impregnada en la mayoría de los proyectos que hemos levantado. El amor y el odio, la rabia, lo negativo y positivo no deberían llevar consigo la moral del deber ser de lo bueno o malo,  más que un juicio y una obsesión por alguna, es el equilibrio entre éstas la que puede canalizar alguna propuesta para transmitirla. Todas y todos estamos influenciados por esos sentires y sensaciones. El secreto es sabernos capaces de hacer y deshacer para construir alternativas y en ese sentido, como llevarlo a cabo para la construcción de una nueva sociedad.

  • ¿Ha sido complejo conseguir insumos para continuar tu labor?

Bastante, yo tengo desde el 2014 que compro sierras para la caladora en el extranjero, los demás insumos, con el pasar del tiempo han jugado a ver quién se encarece más, haciendo imposible tener una constante en los precios lo que termina doblegándonos al mercado haciéndonos dar cuenta de lo vulnerables y dependientes que somos a los designios del capital y quizá evidencia lo que aún nos falta para llegar a esa autonomía que ha crecido pero de la cual aún no nos termina de liberar del mercado.

Existen agrupaciones que transforman la materia prima vegetal en tintes, pero que son aún más caras por el mismo hecho de no ser industriales sino artesanales, igual nos dejan la enseñanza y nos mueven cuando la contradicción se hace aún más obvia. Dentro de esta crisis existente tenemos a la inventiva de nuestro lado y existen muchos proyectos individuales y colectivos que están experimentado y acercando la metodología de la autogestión para hacerlas parte de su vida cotidiana.

Llámese como la llamen, con o sin basamentos teóricos, hay quienes están caminando de la mano con la autogestión para alcanzar sus proyectos y transmitirlos y por sobretodo, desconfían de la empresa privada y el estado para apoyarlos.

Dentro de esa misma dinámica, tan igual como en la experiencia que tuvimos  con la Feria del Parque, la comunidad se auto-organiza para plantear y dar solución, por ejemplo, la obtención de las materias primas y las herramientas para la transformación de las mismas en lo que su oficio lo destine.

  • Para culminar… ¿Cuáles son las próximas actividades como feria itinerante que tienen en mente para este 2017?

Ya retomamos la Feria Andante la cual la paramos un año por falta de espacio y la crisis que nos tiene la cabeza solventando cosas básicas, igual ya vamos por al 16va festejada este mes de marzo, y la continuaremos de manera itinerante mensual y por la ciudad y posiblemente la llevemos para el interior.

Tenemos una propuesta para dar talleres formativos de calado de madera en una escuelita por la victoria. Desde enero nos montamos con una feria de garaje para poder financiar a la Feria Andante. Continuar con nuestra publicación, la elaboración de marcalibros, la incorporación de la costura como otro agregado más y la experimentación de textos anarquistas, narrativos y poéticos entre un actor y mi persona, que aún está en gestación. El resto viene siempre de manera espontánea.

Artículos Relacionados

Deja un comentario