Zombies No: en Venezuela queda muchísimo por hacer y pocos para hacerlo

.



Cuando parecía que el espíritu contestatario del punk venezolano había entrado en estado de coma, la banda caraqueña Zombies No edita el disco “La única culpa que tengo” para aplicarle un electroshock. Los temas, a medias entre el hardcore melódico y el new york hardcore, no dejan títere sin cabeza, radiografiando los tristes días que nos ocupan. Con ellos conversamos desde Humano Derecho sobre lo que es hacer punk independiente hoy en Venezuela

–   En su último disco la banda recupera el espíritu contestatario que alguna vez caracterizó al punk-hardcore. ¿Por qué creen que esta esencia rebelde se ha venido perdiendo en los últimos años?

– Como bien sabemos el rasgo contestatario del género es la característica que más lo ha representado. E históricamente lo sigue siendo. Nosotros intentamos llevarlo de esta manera porque, además, nuestro entorno nos lo exige. Aun así, desde las mismas décadas de los 80 y 90, el género fue contextualizándose en diferentes temáticas que van desde experiencias personales, sin estar necesariamente basadas en las críticas sociales, hasta temas inherentes a la juventud, como el existencialismo de crecer y lo que eso conlleva, y por supuesto algo tan sencillo como el skate y su relación con la adrenalina que expresa la música del género. Son situaciones que a todos, como seres humanos que somos, nos tocan y como compositores siempre se hará un espacio para escribir sobre temas que se salgan de la necesidad de rebelarse o de las realidades sociales que más nos afectan. Pero esa esencia siempre estará presente y los apegados al género intentaremos seguir expresándola.

2)   Han grabado y editado de manera independiente. Sin embargo, hay quienes sostienen que es difícil hacerlo de esa manera y hay poco apoyo del público. ¿Cuál ha sido la experiencia de Zombies No?

– A lo largo de nuestros años tocando esa siempre ha sido la vía, inclusive con las bandas anteriores en las cuales militábamos, digamos el cliché de que “nosotros no vivimos de esto pero vivimos por esto”. Cada uno de los integrantes de Zombies No tiene un trabajo del cual terminamos invirtiendo nuestros ingresos en la banda y de ahí también se entiende que nuestra intención no es vender. Sobrevivir de esta música en Venezuela es muy difícil, imposible más bien.

 El apoyo del público es relativo, no se puede hablar de poco apoyo de público cuando la producción de eventos es muy poca o nula. Los espacios, algunos, están tomados por vertientes extremas de fanáticos “simpatizantes” del gobierno de turno de los cuales estamos vetados abiertamente. Entonces es muy difícil sacar conclusiones a ese nivel, ya que vemos en eventos como el Unión Rock Show que hay una gran presencia de público joven que al momento de ir a un local no pueden entrar. Los dueños de los locales no han entendido el país en el cual estamos viviendo y siguen con la práctica de hacer conciertos en horas a las que a TODOS se les hace difícil movilizarse en la ciudad, tanto a público como a integrantes de bandas y esto merma muchísimo el crecimiento de la movida en el país. Pero en cuanto a receptividad, con el disco ha sido buenísima, creemos que en parte por la situación político-social que atraviesa el país. Nos hemos conseguido con muchos jóvenes que nos agradecen que estemos diciendo lo que estamos diciendo y esa es la verdadera ganancia que podemos obtener con nuestra grabación.


3) Mucha gente alrededor de Zombies No se ha ido de Venezuela buscando nuevos horizontes. ¿Por qué ustedes se quedan en el país?

– Básicamente porque en Venezuela queda muchísimo por hacer y pocos para hacerlo. También en parte está la esperanza de seguir insistiendo a que trabajemos para tener un país decente donde vivir y puedan regresar. Cada quien tiene una motivación diferente, así como la que tenían los que se fueron, pero digamos que en cierta manera los que se han ido siguen activos en Zombies No y son diásporas de la banda regadas en el mundo, y que al salir a tocar fuera del país se reactivan.

4) ¿Qué bandas venezolanas admiran o los han influenciado para su trabajo y por qué?

– Dentro de la banda tenemos diferentes influencias musicales en general, pero haciendo una recopilación podríamos decir que las bandas de las cuales venimos y las que nos acompañaron en nuestros principios en nuestras bandas raíces, y que algunas (la mayoría) ya no existen: Mas Quejas, 10MC, 11011, No habrá futuro, Flat 72, Breakdown, Go go Punkers. De este grupo se separa Reciclaje, los cuales admiramos por su consistencia y fé en lo que hacen, tanto así que aún se mantienen. Así como a bandas que fueron ícono y movieron tanto la escena que le dieron también nacimiento y empuje a algo bueno que se intentaba hacer, como lo fue Sentimiento Muerto, 4to Reich, Venezuela Hardcore, Seguridad Nacional, Zapato 3, Doña Maldad. Y del metal también bandas como Tierra Del Dragón.

Candy 66 es una banda que también ha creído por mucho tiempo en la movida musical venezolana y eso es admirable. Dischord que abrió fronteras y que ahora intentan lograr algo afuera. Aparte de buenos amigos, creo que son referencia para cualquier banda nacional que quiera surgir.

Podemos resumir diciendo que es de admirar toda banda venezolana que está intentado surgir y que produce música de calidad.

5) ¿Cuales son los planes futuros de Zombies No?

Girar y mantener con vida el espíritu crítico.

Artículos Relacionados

Deja un comentario